28 consejos para dejar de complicarte la vida (II)

Esta es la segunda parte de los 28 consejos para dejar de complicarte la vida. Te recomiendo también leer la primera parte.

Y ahora sin más preámbulos, te dejo con la segunda parte. ¡Y a dejar de complicarse la vida! 🙂

  1. Dejá de confundir «estar ocupado» con «ser productivo». Comenzá el seguimiento y la medición de tu progreso. Estar ocupado y ser productivo son dos cosas muy diferentes. Los resultados son mas importantes que el tiempo que se toma para alcanzarlos.
  2. Dejá de hacer demasiadas cosas a la vez. Comenzá a decir «no» más a menudo. Si nunca decís «no» vas a comprometerte con muchas cosas y no vas a terminar nada. Al principio es necesario decir «si» a muchas cosas para descubrir que te gusta y establecer tus metas. Una vez que ya sabés lo que queres es necesario decir «no» a muchas más cosas para concentrarte en tus metas. Cuando tenés tus metas establecidas, centráte en hacer una sola cosa a la vez y hacerla bien. Además es bueno no cargar tu día completamente para tener tiempo de resolver imprevistos y estar más relajado.
  3. Dejá de ser ineficiente solo por el hecho de que siempre lo hiciste de esa forma. Comenzá a abrir tu mente para hacer cambios positivos. Si hacés siempre lo mismo, siempre vas a tener el mismo resultado. Muchas veces hacemos las cosas de una manera muy complicada solo porque nunca nos detuvimos a pensar una forma más fácil. Simplificarse la vida también consiste en encontrar la mejor manera de manejar las tareas más comunes.  Libro recomendado  Getting Things Done and The Power of Less.
  4. Dejá de ocupar tu espacio con cosas. Comenzá a despejar tu desorden. Deshacéte de cosas que no usás y organizá lo que queda. Vivir o trabajar en un espacio desordenado puede ser molesto y estresante. Un espacio en blanco es como un lienzo en blanco, disponibles para ser utilizados para crear algo grande.
  5. Dejá de ocupar tu mente consumiendo información inútil. Comenzá a desuscribirte de listas de correo y noticias que te llegan, mantené el televisor apagado. Limitá el tiempo que pasás en Facebook o Twitter, otros sitios favoritos (Olé, Youtube, Diarios online).
  6. Dejá de obsesionarte con el pasado y el futuro. Comenzá a vivir el presente. Si estás consiente del presente podés simplificar tu vida y hacer maravillas por tu salud mental y tus niveles de estrés.
  7. Dejá de esperar que todo sea perfecto. Comenzá a pensar en cuantas cosas que no se hacen en este mundo solo porque la gente está esperando el momento, el lugar y la circunstancia perfecta. Si estás esperando el marco ideal para hacer algo nunca vas a hacer nada. Una buena idea sin acción es la nada misma. Comenzá con algo simple y sencillo y da un paso tras otro.
  8. Dejá de usar tanta energía en tratar de no cometer errores. Comenzá a aprender de tus errores. Después sonreí y seguí adelante. No importa lo inteligente que seas, igual vas a cometer errores. Tratando de evitarlos solo vas a perder tiempo y vas a complicarte la vida. Hay una lección en cada error cometido, y el aprendizaje de la lección es la forma de seguir adelante.
  9. Dejá de tomar decisiones emocionales. Tomáte un momento y pensá las cosas. Cuanto estás atrapado en un momento y las emociones están a flor de piel te estás obligando a tomar malas decisiones que te van a conducir a complicaciones innecesarias. El mejor consejo es simple: no dejes que tus emociones triunfen sobre tu inteligencia. Pensá despacio las cosas antes de tomar cualquier decisión importante.
  10. Dejá de no ser saludable. Comenzá a cuidar tu cuerpo. Dormí ocho horas por noche. Con la mente cansada y mal alimentado vas a estar estresado y ser improductivo. Tu salud es tu vida. No dejes que se te vaya. Comé bien, hacé ejercicio y hacéte un chequeo fisico anual.  Libro recomendado The 4-Hour Body
  11. Dejá de aferrarte a relaciones intimas que te hacen infeliz. Comenzá a buscar por vos mismo cuando se trata de relaciones íntimas. Es mejorar esperar y dar la mano a alguien que nunca se va a ir que aferrarse a la parte exterior de una mano que nunca se abrió por completo a vos. Si alguien te quiere en su vida va a hacer espacio para vos. No deberías tener que luchar por un lugar en su vida. Nunca insistas con una persona que continuamente pasa por alto tu valor. Cualquiera puede llegar a tu vida y decirte lo mucho que te quiere pero es realmente difícil que alguien se quede en tu vida para siempre y te demuestre lo mucho que te ama. Así que andá despacio. Vale la pena esperar para el verdadero amor.
  12. Dejá de aferrarte al odio. ¡Dejálo ir! Mantené tu vista en el futuro. Aferrarse al odio y la ira es como agarrar las brasas con la intención de tirárselas a otra persona. ¡Te vas a quemar! Si querés olvidar a alguien y seguir adelante tenés que renunciar a odiarlo. Hacé de tu corazón un lugar de paz.
  13. Dejá de fingir que sabés todo. Comenzá a aceptar que hay muchas cosas que no sabés. Nadie tiene todo resuelto. Nadie sabe más que una minúscula fracción de lo que está pasando en el mundo. ¿Por qué? Porque el mundo es simplemente demasiado grande para que una persona pueda saber todas las cosas. La mayor parte de lo que vemos es solo lo que pensamos acerca de lo que vemos. Cuanto antes aceptes esto, antes dejarás de producir errores innecesarios y se te van a abrir puertas de nuevas oportunidades en tu vida.
  14. Dejá de dar lo que no deseas recibir. Comenzá a practicar la regla de oro. Si querés amor, da amor. Si quieres amigos, mostráte amigo. Si querés dinero, da algo de valor. Funciona. Realmente es así de simple.

Balance 2011. Aprender esta bueno.

Me encanta hacer balances a fin de año.

A diferencia del 2010, este año comenzó con un estado civil nuevo: casado. Ya de movida era un año de descubrimiento. Gracias a Dios todo anduvo sobre ruedas. No hubo que lamentar platos rotos ni esquivar ceniceros.

Allá por marzo comenzaba una nueva etapa laboral. Conocí a Gustavo (de Interactivity), un genio como persona y como profesional. Nos hicimos muy amigos y aprendo mucho de él. Comencé a trabajar en SVGV donde también conocí personas espectaculares que de otra manera no hubiera conocido de las que también aprendo muchísimo y con las que me divierto :).

Aunque no lo comenté mucho, tuve la posibilidad de conocer Disney y pasear por Miami, lo que me recordó lo lindo que es viajar y conocer lugares. En privado y adelantándome a los futuros proyectos te cuento que quiero conocer New York y el Machu Pichu (para arrancar…).

Pau me regaló un ukelele y compuse una canción, que gracias a la colaboración de amigos de la consultora batió la extraordinaria cifra de 100 reproducciones. 🙂 Aún estoy lejos de grabar el disco (uno de los sueños de mi vida), pero buen, el 2011 tampoco fue el año para eso.

Cumplí 24 y recibí mi reloj de grande. Murió Michifuz pero le dimos la bienvenida a Matusalén (Salén para los amigos). Aprendí a comer lechuga y algunas verduras más que no me gustaban.

En La Caja Multiuso se escribieron 278 artículos (algunos con ayuda de mi querido hermano Juanfi). Puedfo notar que no llegué a escribir un post por día. Quizá sea un objetivo para el año que viene.

Hacer balances es duro, porque te obliga a pensar en las cosas que te quedaron sin hacer, que en mi caso fueron muchas y no viene al caso quizá mencionarlas acá. Lo bueno es que tenemos un año nuevo por delante, a estrenar. Y mientras puedas respirar todavía podés hacer realidad esas cosas que siempre te propusiste. Esas cosas que querías hacer cuando fueras grande.

Fundamentalmente este año me sirvió para conocerme más. Lo loco es que mientras más te conocés más te das cuenta de lo mucho que te falta aprender de la vida. Eso en definitiva también esta bueno.