Esto me pasó en 2013

Llega fin de año y llega un momento muy especial para mí,
un momento de balances.

En la familia se sumó un nuevo integrante. En este fabuloso viaje de la vida, ahora somos tres y la estamos pasando genial. Cada día con Pau y Facu es un regalo de Dios. Vivir la experiencia del embarazo, el nacimiento y los primeros cuatro meses de su vida fue insuperable. Contar con el apoyo y alegría de sus abuelos y tíos hace que la felicidad se multiplique.

A los amigos que me acompañaron durante el año: gracias. Viernes, sábado, domingo o en la semana; cualquiera sea el día o la ocasión; con un café, picada o asado, juntarme con mis amigos me llena de alegría y me recuerda lo importante que es cultivar y cuidar las relaciones sanas.

En el trabajo fue un año vertiginoso por donde se lo mire. Interactivity creció en cuentas, reconocimiento y personas. Cada día me gusta más mi trabajo, no solo porque es lo que me gusta hacer sino porque me encuentro con un grupo de excelentes personas de las que aprendo y también disfruto mucho.

Pero si algo me deja de enseñanza el 2013 es que la vida pasa volando y que tengo que enfocarme en lo verdaderamente importante. Que si hoy fuera el ultimo día de mi vida, mi familia y mis amigos no me recordarán por el modelo de mi iPhone o la marca de mis zapatillas, sino por lo que compartí y dejé en sus corazones.

Porque al final no importa lo que tenés, sino lo que sos.

Se nos termina el 2012

2013 año nuevo

Quedan pocas horas para concluir este 2012 y me siento a escribir un pequeño balance de lo que este año significó para mí

En primer lugar le agradezco todo a Dios, quién intento que guíe mi vida. Inmediatamente después a Pau, mi esposa, amiga y consejera número uno. A mi familia y amigos, que me enseñan cada día a valorar a las personas que nos rodean.

Este 2012 tuvo de todo. Desafíos personales y laborales, metidas de pata, aprendizajes, amigos, salidas, viajes :), dietas cumplidas e incumplidas, días récord en el gimnasio

pero también abandonado, parrilla nueva y asados, familia unida, proyectos personales y mucho más. Ahora que recapitulo, no ha sido nada mal.

A veces pretendo cambiar mi vida de un día para otro, pero realmente todo es parte de un gran proceso, y este año fue parte de eso. Dice un proverbio, «así como el hierro se afila con el hierro, el carácter del hombre se moldea con el de otro hombre» (La Biblia). Por eso, gracias a todos los que de alguna manera tuve relación este año, porque fueron parte de hacerme una mejor persona.

2013 será la continuación de este proceso. No importa como pienses que te haya ido, si bien o mal. Como me dijeron que dice Cachito Vigil lo imporante es el crecimiento, el aprendizaje. 😉